Abdominoplastia: todo lo que debes saber sobre la cirugía del vientre

Publicado el 27 enero 2016 20:59

La abdominoplastia o dermolipectomia son los nombres que recibe la cirugía del vientre.

Se trata de un procedimiento quirúrgico mediante el cual se retira el exceso de piel de la parte baja del abdomen a la vez que se reparan las estructuras musculares internas y se elimina el exceso de grasa.

woman pinching her stomach

¿Cómo se realiza una abdominoplastia?

La abdominoplastia se basa en la realización de una incisión por encima de la zona del vello púbico de manera que, posteriormente, la cicatriz quede tapada por la ropa interior o por el biquini. La longitud y la forma de la incisión dependerá de las características de cada abdomen y será el cirujano quien decidirá en cada caso la técnica más adecuada.

Una vez realizada la incisión en la parte baja del abdomen, se despega la piel de la parte superior de manera que permita proceder a la reparación del tejido muscular interno. Por último se elimina el exceso de piel sobrante y se cierra la incisión.

Junto con la abdominoplastia se suelen utilizar técnicas complementarias para optimizar los resultados, como la lipoescultura en la zona de la cintura, consiguiendo así no solamente un vientre plano sino también redefiniendo la silueta de la paciente.

¿Cuándo está indicada y cuándo no está indicada la abdominoplastia?

El embarazo es una de las principales causas que motivan la realización de una abdominoplastia, y es que durante este periodo, los músculos rectos del abdomen se ven desplazados hacia los lados por el feto. Tras el embarazo normalmente esta musculatura no consigue volver a su posición original ni recuperar la tensión inicial, por lo cual durante la abdominoplastia se corrige esta situación y se retensan los músculos rectos.

La abdominoplastia no es una técnica de adelgazamiento, por lo cual pacientes obesas o con sobrepeso no son las candidatas ideales para esta técnica. Es conveniente corregir el sobrepeso previamente a la realización de este tipo de intervención. Si bien la abdominoplastia se puede combinar con una liposucción de la zona hay que tener conciencia que si se vuelve a recuperar el exceso de grasa volverá a aparecer el problema. Por este motivo, si lo que se desea es perder peso, sería conveniente valorar que otras alternativas son más indicadas para cada caso, tales como una cirugía gástrica o el cambio de hábitos alimentarios y la incorporación de ejercicio físico regular.

La cirugía y el postoperatorio

La abdominoplastia requiere su realización en quirófano, con anestesia general y requiere generalmente de una noche de hospitalización.

Transcurrida la primera noche el paciente puede regresar a su domicilio pero necesitará entre una semana y 10 días de reposo para contribuir a la correcta cicatrización.

Es muy importante que en los casos de pacientes fumadores se suspenda el consumo de tabaco durante un mes antes y por lo menos un mes después de la intervención ya que para la correcta cicatrización de las heridas el aporte de oxígeno a los tejidos es fundamental.

Los resultados

Transcurridos 3 meses habrá desaparecido la inflamación de la zona y se empezarán a apreciar los resultados de la abdominoplastia.
Es esencial seguir las recomendaciones del cirujano respecto a los cuidados de la cicatriz. Será de utilidad la aplicación de las determinadas cremas y la realización de drenajes linfáticos.

Transcurridos aproximadamente 6 meses la cicatriz suele ser prácticamente imperceptible.

Dra. Mireia Ruiz Castilla
info@draruizcastilla.com
93 189 03 28

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística anónima. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies ACEPTAR