Implantes de pechos: antes y después

Publicado el 11 marzo 2015 11:03

Un alto porcentaje de mujeres está descontenta con el tamaño o la forma de su pecho.

En algunas ocasiones se trata de exceso de pecho, en otras de pecho caído, sobre todo tras periodos como los embarazos o la lactancia, pero en la mayoría de casos se trata de pechos pequeños.
Aunque aparentemente se trate de una cuestión puramente estética, el no verse bien con una misma repercute en muchos casos en la autoestima de la mujer, que se siente en ocasiones insegura.

Cropped image of a female controlling breast for cancer

La mayoría de mujeres disconformes con su pecho se han planteado alguna vez realizarse una operación de aumento de pecho pero hay varios factores que las frenan.

¿Qué nos da miedo de los implantes de pechos?

Los puntos que más resistencia ofrece a las mujeres tentadas por la cirugía para corregir su problema son:

  • Miedo a la intervención quirúrgica y al tiempo de recuperación.
  • El coste de la operación.
  • El hecho de llevar dentro del cuerpo una prótesis artificial.

Pero, ¿son seguros los implantes de pechos?

En la actualidad existe una gran variedad de implantes de pechos, de diferentes formas y tamaños que permiten al cirujano escoger el más adecuado para cada paciente en función de sus características y sus preferencias. Además, los materiales utilizados ofrecen unas totales garantías de tolerancia y durabilidad.

¿Qué nos hace decidir?

En la mayoría de ocasiones, el punto fundamental que ayuda a tomar la decisión de realizarse un aumento de pecho es contar con un cirujano que ofrezca el grado de confianza necesario. En muchas ocasiones no se toma la decisión por “no saber con quién operarse”. Por eso, también es frecuente que una amiga o conocida que se ha realizado ya una intervención de este tipo, sea la que nos dé buenas referencias sobre un cirujano y así nos sea más fácil tomar la decisión.

¿Qué forma escoger?

En la actualidad existen una gran variedad de tipos de implantes de pechos y es el cirujano, adaptándose a las necesidades y preferencias de la paciente, el que debe orientarla para escoger el más adecuado para ella, tanto por lo que respecta al tamaño como a la forma.
Básicamente existen dos formas de implantes, los redondos y los de forma de lágrima o anatómicos. Los implantes redondos confieren más volumen en la parte superior del pecho y se consigue con ellos unos escotes más llamativos pero su aspecto es menos natural que el de los anatómicos. Los implantes anatómicos aportan el volumen en la parte inferior del pecho y le dan una forma mucho más natural y parecida al pecho real de las mujeres.

¿Y cuál es el tamaño adecuado?

Para decidir el tamaño más adecuado para cada paciente se deben tener en cuenta las preferencias de la paciente, indagando cuál es la talla que le gustaría conseguir. Pero también es fundamental el asesoramiento del cirujano que, con sus conocimientos, conseguirá que el resultado final sea lo más satisfactorio posible para su paciente.

¿Y después de la intervención?

El cambio que experimentan las mujeres intervenidas es un gran cambio a nivel físico pero también lo es a nivel psicológico. El testimonio de nuestras pacientes nos demuestra que no solo se consigue una mejora significativa de la apariencia, sino que la paciente experimenta automáticamente un cambio de actitud hacia ella misma: se ve bien, se gusta, su estado de ánimo mejora, sube su autoestima y, en la mayoría de los casos, se pregunta ¿por qué no lo habré hecho antes?

 

Dra. Mireia Ruiz Castilla
info@draruizcastilla.com
93 189 03 28 / 93 189 03 29

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística anónima. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies ACEPTAR