Toxina botulínica: 5 mitos desmitificados

Publicado el 19 marzo 2013 11:13

Actualmente, es normal encontrar en consulta pacientes que preguntan por tratamientos para Toxina botulínicarejuvenecer, pero puntualizan: “Pero Bótox no eh, doctora? No quiero tener la cara congelada”. Debido a la estigmatización social que ha sufrido el tratamiento con toxina botulínica, esta es, hoy en día, una reacción habitual. Pero, ¿es justificable esta estigmatización? Nosotros creemos que la respuesta es NO. La toxina botulínica es un arma excepcional para frenar el envejecimiento y sus resultados no son sustituibles ni comparables con los de ningún otro producto. Realizado por manos expertas y en la persona indicada, su resultado es totalmente natural y no sólo trata la arruga sino que además frena su evolución.

El Bótox es tóxico para el cuerpo

Esta es una gran preocupación que tiene la gente acerca de las inyecciones de Botox, pero en realidad es un mito. No hay ningún estudio científico que haya corroborado esta afirmación. El bótox utilizado para tratamientos de medicina estética (Vistabel, Azallure…) es una proteína purificada de la toxina botulínica. Mientras que la toxina botulínica que encontramos en el ambiente, es decir en su forma natural, provoca una  peligrosa de intoxicación alimentaria, la formulación médica es una forma modificada segura y aprobada para el uso terapéutico. Esta fórmula no es capaz de propagarse más allá del área que ha sido inyectada. Además, las dosis de toxina botulínica que se usan para los tratamientos de medicina estética son de entre 30-70U, muy por debajo de la dosis tóxica que es de 2000U.

 

El Bótox te paraliza la cara

Hay muchas bromas por ahí acerca de los tratamientos de Bótox. Le atribuyen la cualidad de congelar la cara y dificultar la expresión facial. Aunque esto puede suceder, no es muy común. De hecho, las distorsiones y la falta de expresiones faciales sólo se experimentan en pacientes que han sido sobretratados con Bótox o se les haya aplicado en el músculo equivocado. Para minimizar este efecto indeseado, los pacientes deben asegurarse de que el tratamiento se lleva a cabo por un médico cualificado y en un centro acreditado para hacerlo.

 

El Bótox es adictivo

Las personas NO  pueden volverse psicológicamente dependientes de las inyecciones de Bótox pero, como su piel se vuelve más lisa y las arrugas desaparecen van a verse y sentirse más joven. Y ESTO ES LO QUE LES LLEVA A QUERER REPETIR. Los efectos del tratamiento con toxina botulínica no duran para siempre (http://www.draruizcastilla.com/medicina-estetica-maresme-premia-masnou-mataro-argentona-vilassar/toxina-botulinica/) y, por lo general, desaparecen en 3-6 meses. Pasado este tiempo, el efecto disminuye y el deseo de verse bien, puede hacer que las personas deseen repetir el tratamiento. Pero esto no es una adicción real, sino un deseo de verse bien, igual al que sentiría por comprar una crema hidratante que le vaya bien o de ir a la peluquería.

 

El Bótox es doloroso

Algunas personas han tenido experiencias decepcionantes con los tratamientos con toxina botulínica y explican un estigma doloroso o desagradable relacionado con las inyecciones. Sin embargo, esto dependerá de la sensibilidad del paciente al tratamiento y de que la aplicación haya sido realizada por parte de un médico cualificado. Evidentemente no es totalmente indoloro, porqué no dejan de ser pequeños pinchazos aunque sean con una aguja muy fina. Pero para que podáis hacer una relación: cualquier tratamiento de medicina estética se realiza bajo anestesia local tópica o infiltrada en la piel, mientras que el Bótox se realiza bajo anestesia tópica en crema o incluso sin anestesia ya que es el tratamiento inyectado en medicina estética menos doloroso.

 

El Bótox es para gente de mediana edad

Cuando mucha gente escucha por primera vez la palabra Bótox, automáticamente se imagina a una mujer de mediana o avanzada edad muy arrugada. Pero el Bótox no sólo trata arrugas francas, sino también líneas de expresión hipermarcadas, arrugas incipientes, asimetrías de expresión,  parálisis facial, mirada triste, ceja caída, hipercontracción nasal a la sonrisa, sonrisa gingival, migrañas, hipersudoración y un largo etcétera. Este amplio abanico de tratamiento, incluye un amplio rango de edad de los pacientes, siendo, de hecho, las pieles más jóvenes las que mejor responden al tratamiento.

 

Los tratamientos de Bótox han recorrido un largo camino desde que se introdujo por primera vez. Lo que es incontestable, es que si es un tratamiento que correctamente indicado, tendrá muy buenos resultados. Como ocurre con los medicamentos, no hay tratamientos estéticos buenos o malos, hay buenas o malas indicaciones.

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística anónima. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies ACEPTAR