Toxina botulínica: dejando atrás las arrugas

Publicado el 9 agosto 2013 19:55

No hay ninguna duda de que la toxina botulínica es el tratamiento más eficaz para las arrugas de nuestra frente. En general, se recomienda un tratamiento temprano con pequeñas dosis cuando estas empiezan a aparecer. Este tratamiento, no sólo consigue hacer desaparecer las arrugas sino que también eleva nuestras cejas. De hecho, es la pérdida de la curvatura de la ceja lo que muchas y muchos pacientes desean recuperar. Contrariamente a lo que pueda parecer, no se trata de un tratamiento sencillo, especialmente cuando el/la paciente presenta una piel envejecida sin tejido de soporte. En estos casos, puede ser necesaria la combinación de este tratamiento con el uso de materiales de relleno que devuelvan el volumen perdido a la zona a tratar.

Consigues mejorar, revitalizar y rejuvenecer tu cara, enlenteciendo el efecto del paso del tiempo, pero no cambiarla.

Otras localizaciones dónde su aplicación puede resultar enormemente útil son el cuello, el mentón o las arrugas de alrededor de la boca y del entrecejo. Como hemos apuntado anteriormente, la asociación del tratamiento con toxina botulínica con el uso de materiales de relleno puede resultar muy beneficioso, especialmente en personas que hayan perdido el volumen normal de la piel consecuencia del paso de los años.

Hay que tener en cuenta que se trata de un tratamiento que siempre debe realizarse por manos expertas ya que cualquier mala aplicación podría resultar en resultados poco estéticos que tardarían meses en desaparecer.

Dra. Mireia Ruiz Castilla

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística anónima. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies ACEPTAR