Cobertura cutánea

Englobamos dentro de cobertura cutánea todo defecto cutáneo que no pueda cerrarse directamente y precise técnicas específicas para su solución. Estas pueden ser debidas a causas patológicas (extirpación de tumores, radioterapia, etc…) o accidentales.
La complejidad de la técnica dependerá de la exposición o no de tejidos nobles (cartílago, hueso, tendón, nervios y/o vasos sanguíneos). Así pues, la complejidad abarcará desde el injerto de piel en los casos sin exposición de estructuras nobles, hasta la movilización de colgajos pediculados o microquirúrgicos en los que si existe exposición de estas estructuras y precisan mayor calidad de tejidos para su cobertura.

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística anónima. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies ACEPTAR