Lóbulo rasgado de la oreja

Se conoce como lóbulo rasgado de la oreja al alargamiento del orificio o la rasgadura definitiva del lóbulo de la oreja. Su aparición es debido básicamente al peso de los pendientes o piercings, o a accidentes causados por tirar de los mismos. El lóbulo rasgado ocasiona un efecto estético inadecuado y, en algunos casos, la imposibilidad de llevar pendientes. No obstante, es posible su corrección quirúrgica de forma ambulatoria (sin necesidad de ingreso hospitalario).

¿Cómo es la intervención?

Se realiza bajo anestesia local.

Se trata de una intervención sencilla y muy agradecida, pero que debido al pequeño campo operatorio en el que se realiza, precisa de un gran dosis de precisión. Se basa en reavivar el borde interno de la piel que cubre el orificio o desgarro, movilizando los tejidos locales para reforzar el área intervenida. Todo ello permite volver a suturar los bordes y que estos puedan volver a cicatrizar sin complicaciones.

Cuidados postintervención

  •          Puede reprender su actividad normal al día siguiente de la intervención.
  •          Retirada de los puntos a los 7 días post-intervención
  •          Realización de los nuevos orificios a partir de las tres o cuatro semanas post-intervención, una vez la cicatriz ya sea madura.

 

 Consulta más información sobre el lóbulo rasgado en nuestro blog >

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística anónima. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies ACEPTAR